El sobrepeso y la Obesidad son los factores de riesgo más importantes para desarrollar una enfermedad cardíaca (angina o infarto) en el futuro

El 80% de las personas que siguen una Dieta de adelgazamiento recuperan el peso perdido en los tres meses siguientes a la finalización de ésta, y presentando además flaccidez y debilidad muscular asociada.

Aprender la forma de comer y de hacer ejercicio que más nos conviene es la forma más saludable de controlar nuestro peso, y mejorar nuestra salud.


Nuestro programa, desarrollado por una experimentada Nutricionista consta de :

Evaluación nutricional inicial

  • Establecimiento del estado nutricional del paciente a través de una completa historia línica y dietética.

  • Profundo análisis de los hábitos alimenticios para detectar posibles alteraciones que originen nuestro sobrepeso

  • Completo estudio antropométro mediante BIA (Bioimpedancia eléctrica corporal) obteniéndose de una forma exacta nuetra composición corporal (porcentages de grasa, músculo y agua) así como el Indice de Masa Corporal (IMC), que es un parámetro muy fiable de nuestro nivel de obesidad.

  • Determinación de los objetivos a conseguir y elaboración de un programa de adelgazamiento equilibrado y personalizado, adaptado lo más posible a nuestra forma de vida e incidiendo en la modificación de de los hábitos nutricionales incorrectos.

  • Seguimiento periódico (cada dos semanas) para que mediante un asesoramiento continuado ("coaching nutricional") consigamos alcanzar el objetivo propuesto. Para ello es fundamental la motivación, los refuerzos positivos y el seguimiento y adaptación del plan nutricional a las necesidades de cada persona.

Este tipo de programa es recomendable para

  • personas sanas que presenten Sobrepeso u Obesidad y que deseen reciperar su peso normal

  • aquellos que aún presentando un peso adecuado desean mejorar sus hábitos alimenticios para disfrutar una vida más saludable

  • pacientes con enfermedades crónicas o factores de riesgo cardiovascular (Diabetes, síndrome Metabólico, colesterol elevado, dislipemias, ácido úrico alto, etc)

  • situaciones vitales que requieren un especial control nutricional (embarazo, lactancia, menopausia, convalescencia portcirugía, etc)

  • Deportistas de cualquier nivel que quieran mejorar su rendimiento