Actualmente, el único tratamiento que ha demostrado su capacidad para curar las lesiones tendinosas crónicas, es la combinación de infiltraciones de factores de crecimiento plaquetario ecoguiadas con un protocolo de ejercicios excéntricos. Puesto que lo que persigue este tratamiento es regenerar las áreas de tendinosis (degeneración) intratendinosa, sustituyendo el tejido degenerado por tejido tendinoso sano, es un tratamiento lento, que tarda una media 3 meses en regenerar el tendón.

Hasta ahora la única forma de acelerar este proceso regenerativo era la cirugía, que se emplea cuando no mejora con tratamientos conservadores o cuando la degeneración tendinosa es muy extensa. La cirugía para la tendinosis consiste en limpiar, eliminar mecánicamente el tejido degenerado, que es la causa de la debilidad tendinosa y del dolor. Una vez eliminado este tejido se inicia el tratamiento con factores de crecimiento y los ejercicios excéntricos, consiguiéndose una franca mejoría en 6 semanas. Una vez eliminado el tejido dañado, basta con estimular al tendón sano para que se multiplique y crezca adecuadamente.

Ahora tenemos un tratamiento nuevo que permite eliminar el tejido degenerado cicatricial sin necesidad de cirugía. La técnica FAST es una forma rápida y efectiva de eliminar el origen del dolor. Combinado con el plasma rico en plaquetas y con el protocolo de ejercicios excéntricos se consiguen unos óptimos resultados en menos de 6 semanas.


¿En qué consiste la técnica FAST?

Mediante esta técnica reproducimos el efecto que conseguimos con la cirugía abierta, eliminar el tejido cicatricial degenerado, pero a través de una mínima incisión (3 mm).

Para ello empleamos introducimos una sonda de radiofrecuencia en la zona del tendón degenerado. Esta sonda tiene un diámetro de 3 mm para tendones de mayor calibre (rotuliano y Aquiles) y de 2.3 mm par tendones más delgados (epicondíleos, supraespinoso).

Se controla su progresión mediante ecografía, y vamos eliminando progresivamente y de forma definitiva el tejido degenerado, eliminando así el origen del dolor.

Una vez eliminada el área de tendinosis, rellenamos esta zona con un gel de Plasma Rico en Plaquetas (factores de crecimiento plaquetario) que introducimos a través de una cánula bajo control ecográfico. Este gel estimulará la regeneración de tendón sano en la zona. Con posterioridad se realizan tres infiltraciones ecoguiadas de factores de crecimiento a intervalos semanales. Desde el primer día tras la intervención comenzamos el protocolo de ejercicios excéntricos que se mantendrá durante al menos 6 semanas.

¿Cuanto dura el tratamiento?

La duración del procediiento es de 15 minutos. Como se realiza con anestesia local, no es necesario estar en ayunas o tomar alguna medicación especial.

Como la incisión es mínima, no necesita puntos de sutura, basta con unos puntos de papel para aproximar los bordes.

A la hora de finalizar el procedimiento se puede abandonar el centro, con un cabestrillo en el caso de lesiones de la extermidad superior, o muletas en la inferior.

Se suele recomendar aplicar frío localmente en los dos o tres días posteriores, y tomar algún analgésico ocasionalmente en el caso de sentir molestias, que suelen ser mínimas.

¿En qué patologías se puede utilizar?

Con este tratamiento se pueden tratar todo tipo de patologías tendinosas crónicas, desde tendinitis de Aquiles o rotuliano a fascitis plantar o epicondilitis.

Ventajas de la técnica FAST en el tratamiento de las lesiones tendinosas

  • Se realiza de forma ambulatoria en la consulta, sin necesidad de ingreso hospitalario.
  • Rápido alivio de las molestias. Hay pacientes que notan gran mejoría a los dos o tres días, mientras que otros - refieren algunas molestias hasta la tercera semana.
  • Replica lo realizado con la cirugía abierta, pero de forma mínimamente invasiva.
  • Tan sólo requiere anestesia local.
  • Periodo de recuperación muy corto, con una rápida curación.
  • La mayoría de los pacientes no necesitan fisioterapia posterior.