"Los factores de crecimiento plaquetario son unas proteínas biológicamente activas encargadas de estimular la regeneración de los tejidos dañados. Si los aplicamos de forma concentrada en éstos tejidos, multiplicamos su capacidad de regenerarse "


Cómo funcionan las plaquetas?

Cómo funcionan las plaquetas?

Las plaquetas son las células sanguíneas que se encargan de la coagulación de la sangre, pero además de esta función que es la más conocido, las plaquetas juegan un papel fundamental en la reparación y regeneración de los tejidos y estructuras dañadas.

Cuando un tejido se lesiona las plaquetas acuden por el torrente sanguíneo a la zona lesionada. Se activan al contactar con las fibras de colágeno rotas, y al activarse se adhieren unas a otras formando un coágulo limitando la hemorragia y la progresión del daño.

De forma simultánea, al activarse comienzan a liberar al

exterior el contenido de unos gránulos que se encuentran en su interior (gránulos alfa). Estos gránulos están rellenos de factores de crecimiento plaquetario, de los que hay descritos más de cien diferentes (TGF-B1, PD-EGF, PDGF,...etc), cada uno con una función distinta pero actuando en conjunto con un único propósito: estimular la regeneración de los tejidos dañados.

Qué son los factores de crecimiento?

Los factores de crecimiento plaquetario son unas proteínas biológicamente activas encargadas de estimular la regeneración de los tejidos dañados, ya sea por una lesión aguda o por una degeneración crónica. De forma natural, ante cualquier lesión las plaquetas desencadenan el inicio de la curación y regeneración de los tejidos. Mediante el tratamiento con factores de crecimiento, o lo que es lo mismo, con Plasma Rico en Plaquetas (PRP), reproducimos la forma natural de regenerarse nuestro organismo, pero multiplicando su poder. De la sangre extraída al paciente aislamos y concentramos las plaquetas incrementando su número. Ese concentrado plaquetario rico en factores de crecimiento es situado en la zona lesionada estimulando su regeneración.

En CAMDE llevamos más de 5 años aplicando este tratamiento, con amplia experiencia en todas las patologías subsidiarias de ser tratadas, destacando la artrosis de cualquier articulación, la condromalacia, y las lesiones tendinosas o musculares. Favorecen la regeneración de los tejidos mediante tres mecanismos diferentes:

  • estimulando la multiplicación de las células sanas que rodean a la lesión
  • aumentando el riego sanguíneo a la zona al estimular la formación de nuevos vasos y
  • activando a las células madre que hay en la zona para que se diferencien, cambien convirtiéndose en células del tipo de las del tejido dañado.

Este es un mecanismo lento y progresivo que va consiguiendo poco a poco que las lesiones sanen, y lo que es lo más importante, sin que quede tejido cicatricial, sino sustituyendo la lesión por tejido sano normal.

Toda curación en la que predomina el tejido cicatricial es una curación de baja calidad. Si una rotura muscular se repara con tejido conjuntivo, cicatricial, quedará una zona no contráctil, menos elástica y con más tensión, que tenderá a romper de nuevo. Si esa misma lesión se regenera con tejido muscular, volvera a tener las mismas características que antes de la rotura, sin que vuelva a romper en un futuro.

Con el tratamiento con factores de crecimiento plaquetario lo único que hacemos es reproducir y amplificar el mecanismo natural de curación, llevándolo a zonas en las que por tener una pobre vascularización no se produce (tendones y cartílago), y además multiplicando su potencial al aportar un concentrado de factores tres o cuatro veces superior a la concentración normal en sangre.

Tecnología homologada

Tecnología homologada

De acuerdo con la legislación vigente en CAMDE empleamos kits homologados para la obtención del Plasma rico en plaquetas.

Concentrado de plaquetas

Concentrado de plaquetas

De cada 10 ml de sangre extraída se obtienen 1,5 ml de plasma rico en plaquetas que será introducido en la zona lesionada

Infiltración ecoguiada

Infiltración ecoguiada

Para conseguir que los factores de crecimiento se depositen exactamente en la zona a tratar realizamos siempre las infiltraciones guiadas por eco.

Cómo se obtienen los factores de crecimiento?

Cómo se obtienen los factores de crecimiento?

En la consulta se extrae sangre como para una analítica normal. No es necesario que el paciente esté en ayunas, o siga una dieta especial para la extracción. La cantidad de sangre a extraer dependerá de la zona a tratar, para una epicondilitis bastará con extraer dos tubos (20 cc), mientras que para infiltrar ambas rodillas será necesario extraer 8 tubos (80 cc). No hay que olvidar que la fracción activa que se infiltrará es tan solo el 10% del total de la sangre extraída.

Una vez extraída la sangre procedemos a centrifugarla a una velocidad y tiempo predeterminado, separando los glóbulos rojos de los leucocitos y el plasma.

Si dividimos la fracción del plasma en tres porciones iguales, en el tercio inferior se produce una concentración de plaquetas entre dos y cuatro veces superior a la habitual en sangre total, es el **Plasma Rico en Plaquetas (PRP). **

La fracción rica en plaquetas será la que, tras ser activada añadiéndole cloruro cálcico, será infiltrada bajo control ecográfico en el tejido a tratar.

Indicaciones de los factores de crecimiento

Actualmente los Factores de Crecimiento están indicados en casi todas la patologías del aparato locomotor, ya sean lesiones agudas o crónicas, todas tienen en mayor o menor medida daño y degeneración de los tejidos, beneficiándose por tanto del estímulo regenerativo del Plasma Rico en Plaquetas. La gran mayoría de las indicaciones posibles tiene ya documentada una amplia bibliografía que sustenta su seguridad y efectividad. Entre las indicaciones destacan:

Lesiones tendinosas

Los tendones son las estructuras que con más frecuencia cronifican por su escasa capacidad de regeneración tras una lesión, desarrollando tendinopatías. Las de más frecuente aparición son las epicondilitis (codo de tenista), tendinopatía de Aquiles, rotuliano, pata de ganso y manguito rotador. Combinando infiltraciones ecoguiadas de Plasma Rico en Plaquetas combinadas con un protocolo de ejercicios excéntricos individualizada se consigue la regeneración del tendón en un periodo de tres meses.

Lesiones musculares

El tratamiento con los factores de crecimiento ha revolucionado el tratamiento de las lesiones musculares en los deportistas. si se aplica el tratamiento en la primera semana tras el daño se acorta hasta en un 50% la duración de roturas fibrilares y desgarros de la unión miotendionosa. Es fundamental realizar la infiltración guiada por ecografía para asegurar que rellenamos toda la lesión de Plasma Rico en Plaquetas.

Artrosis degenerativa

El tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas consigue disminuir el dolor y aumentar la funcionalidad en la mayoría de los pacientes con artrosis de rodilla, cadera, hombros o tobillos. Tiene mayor efecto en artrosis leves o moderadas, pero incluso en las más avanzadas se consigue mejoría de los síntomas y retrasar la necesidad de una prótesis. El efecto tarda en aparecer, entre 2 y 3 meses tras iniciarse el tratamiento, y la duración de los resultados se prolonga entre 9 y 15 meses.

Condromalacia

En las condromalacias rotulianas, en combinación con fármacos condroprotectores y un programa específico de musculación, se consiguen resultados espectaculares, consiguiéndose en la mayoría de los casos la pronta vuelta a la práctica deportiva. En casos en los que se ha realizado una artroscopia de control varios meses después se apreció la aparición de un neocartílago recubriendo la zona lesionada.

Preguntas frecuentes sobre los factores de crecimiento

Cuántas infiltraciones son necesarias?

El número de infiltraciones dependerá de la lesión a tratar. Como el objetivo del tratamiento con PRP es estimular la regeneración de los tejidos suelen ser necesarias varias infiltraciones, generalmente 3, espaciadas entre una y tres semanas.

Qué cantidad de sangre se suele emplear para obtener el PRP?

Dependerá nuevamente del tipo de lesión a tratar y de su localización. Oscila entre los 20 cc para una epicondilitis a los 60 cc para una rodilla. No hay que olvidar que de la sangre total extraída tan sólo se emplea el 10-15% correspondiente al concentrado plaquetario. Cáda vez que se vaya a plaicar el tratamiento hay que extraer sangre puesto que la legislación española prohibe el almacán de sangre o hemoderivados por centros distintos a un Banco de Sangre.

Es dolorosa la infiltración de Factores de Crecimiento?

Habitualmente no es dolorosa, aunque las molestias varían según la zona en la que se infiltre. Cuando se infiltra en una cavidad articular (rodilla, cadera, hombro) la molestia es mínima. Si es en una estructura sólida, como un tendón, es ligeramente dolorosa. Actualmente infiltramos selectivamente anestesia local en los tejidos que rodean al tendón, consiguiendo disminuir enormemente el dolor, tando en el momento de la infiltración como en los días posteriores. Como el PRP desencadena los mecanismos regenerativos que implican un aumento de vascularización en la zona, es frecuente, sobre todo con las infiltraciones tendinosas, que las molestias persistan durante 4-5 días hasta que disminuye la reacción inflamatoria.

Qué riesgos tiene este tipo de tratamiento?

Prácticamente ninguno. Al ser un producto biológico totalmente natural proveniente del mismo paciente no hay posibilidad de rechazo. El único riesgo es el de una posible infección, que se minimiza mediante el sistema de cerrado de manipulación del plasma y las medidas rigurosas de asepsia durante la infiltración. La persistencia, en ciertos casos, de las molestias en la zona de infiltración durante varios días es una consecuencia directa, inevitable y necesarios del estímulo regenerativo.

Qué medicación no debo tomar para realizar este tratamiento?

Lo único que se debe evitar, al menos durante una semana antes de iniciar el tratamiento y durante las semanas de tratamiento, son los fármacos que dañan las plaquetas (antiagregantes plaquetarios - aspirina, disgren-, y los antiiflamatorios comunes -ibuprofeno, voltarén-). Para controlar las molestias que pueden aparecer tras la infiltración del PRP se pueden tomar analgésicos simples (nolotil, paracetamol, tramadol)